Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /nfs/c01/h09/mnt/9446/domains/blog.inmaculadanavarro.com/html/wp-content/themes/eLearningTemplate1/header.php on line 30

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /nfs/c01/h09/mnt/9446/domains/blog.inmaculadanavarro.com/html/wp-content/themes/eLearningTemplate1/sidebar.php on line 4

UNA MIRADA SOBRE LA ADOPCIÓN

Posted by admin | Uncategorized | Sunday 31 October 2010 9:40 pm

Buenas tardes a tod@s l@s presentes. En primer lugar, quiero dar las gracias a la organización del Centro Psicoanalítico de Valencia (APM-IPA), por haber invitado a AFIDA (Asociación Familiar para la Información y Defensa de laAdopción), a participar en el ciclo de reflexiones psicoanalíticas “El Divan al Carrer”, que se inicia hoy con el tema “Una mirada sobre la adopción”.

Para nuestra Asociación supone un gran honor y una satisfacción dar comienzo con nuestro testimonio a este ciclo de reflexiones tan necesario y actual para nuestra sociedad. Como presidenta de AFIDA, espero llegar a trasmitir la esencia y el corazón de nuestra organización y el trabajo que estamos llevando a cabo Pues lo que realmente me gustaría hoy es que Uds. puedan llevarse una idea, una imagen y un concepto de cual es el sentido de nuestra realidad y existencia. En este sentido voy a tratar de explicar varias cuestiones:

¿Por qué nace AFIDA?, ¿Quién es AFIDA?, Cómo funcionamos en AFIDA? ¿Qué buscamos y esperamos en AFIDA? y ¿Para qué necesitamos a AFIDA?.

Bien pues empezare por la primera cuestión:

AFIDA nace en el año 2004, fruto de la iniciativa de un pequeño grupo de madres y padres que ya éramos amigas entonces y ya compartíamos también la necesidad de poner en común nuestra experiencia vital de la adopción. Esta pequeña reunión informal inicial, decidimos legalizarla en una organización que nos ha permitido ir ampliando horizontes y dar cabida a otras familias que han querido y han sentido la necesidad de compartir también sus inquietudes. Pero no solo nace con una finalidad personal y familiar, sino que ya entonces nos planteamos una necesidad social. Una necesidad que se proyecta en la dimensión que su nombre proclama, la información y defensa de un fenómeno actual, en constante cambio, ajuste y adaptación al medio social en el cual vivimos, la adopción. No podemos olvidar que la adopción como fenómeno social no hace mucho que ha empezado a “salir del armario”, y que los prejuicios, miedos y vergüenzas presentes en nosotros y en el resto del entramado social, todavía salpican a nuestr@s hij@s y también a nuestras familias. La dimensión reivindicativa es también  y por tanto, uno de nuestros fines.

Es justo recordar aquí, que en nuestros inicios siempre estuvieron presentes dos profesionales, las psicólogas Margarita Sánchez y MªAngeles Albamonte (que también hoy nos acompaña en esta mesa). Sin ellas, AFIDA, no sería hoy quien es y por tanto sin ellas, no hubiéramos podido dar a nuestra Asociación la identidad que hoy posee. Sobre todo, quiero hacer mención a la ilusión y entusiasmo que siempre recibimos de sus aportaciones y de su conocimiento, y que nos infundieron en esa primera etapa del desarrollo de la Asociación. Actualmente, tenemos la suerte de seguir contando con el apoyo y la amistad de MªAngeles y con el recuerdo imborrable de Marga. Pero, en la vida todo sufre cambios y hoy contamos con las aportaciones de otras dos profesionales que nos acompañan y apoyan de nuestra etapa actual, las psicólogas Lucia Domínguez y Mª Jesús Huertas, con ellas retomamos esta nueva etapa con la misma ilusión y fuerza anterior, con nuevas savias y también con grandes ganas de afrontar el futuro.

Vayamos a la segunda cuestión ¿Quién es AFIDA? Es una Asociación de familias adoptivas sin ánimo de lucro, un grupo de auto apoyo y a la vez una organización con capacidad legal para reivindicar a nivel social todas las necesidades que la adopción un fenómeno también social va adquiriendo y asumiendo en nuestros días. Así junto al trabajo personal y familiar más privado, AFIDA también adquiere una dimensión social. En este sentido, la Asociación intenta trabajar para conseguir los fines siguientes:

• Fomentar el intercambio de experiencias entre familias adoptivas.

• Fomentar la formación, asesoramiento y orientación psicosocial.

• Fomentar la difusión y concienciación social de aquellos aspectos relacionados con la adopción como son la defensa, derechos y responsabilidades.

• Fomentar la canalización y apoyo terapéutico en aquellas situaciones que se requiera y desde las dimensiones personales, familiares  y sociales.

Pero sobre todo, es un lugar para el encuentro entre las familias. Un espacio donde compartimos experiencias y vivencias resultado de la adopción. Quiero resaltar aquí que nuestra asociación no es un lugar ni un espacio donde se abordan los problemas  personales ni familiares, porque consideramos necesario que estos aspectos sean tratados en las clínicas privadas y/o públicas destinadas a este fin.

Por tanto, cuando llega alguien que lo necesita la Asociación si que es un recurso de derivación de las familias a los/as profesionales competentes en tratar estas patologías.

Veamos ahora la tercera cuestión ¿Cómo funcionamos en AFIDA?:

• Realizamos reuniones y tertulias

• Realizamos conferencias, jornadas, debates  y coloquios sobre todos aquellos aspectos psicosociales en relación a la adopción y acogimiento familiar.

• Llevamos a cabo encuentros lúdicos y diferentes actividades de orientación, soporte e intercambio entre personas adoptadas.

• Servimos como centro de recursos y consulta en temas relacionados con la adopción y acogimiento familiar.

• Contactamos e intercambiamos experiencias con otras asociaciones y entidades relacionadas con la adopción y acogimiento familiar.

• Realizamos actuaciones de apoyo, defensa y respeto hacia los derechos e integridad de las personas adoptadas.

Aunque en los Estatutos de la Asociación constan las siguientes comisiones de trabajo:

• Formativa

• Divulgación

• Jurídica

• Escolar

• Sanitaria

Los cierto es que la escolar y sanitaria no han cobrado todavía vida.

Los talleres seminario que hemos llevado a cabo hasta el momento son los siguientes:

• “La estructura del yo y la identidad de los niños adoptados”

• “El encuentro entre padres e hijos adoptivos”.

• “Adopción y multiculturalidad”

• “Adolescencia y adopción”

• “Diferentes formas parentales en la adopción: cuando coexisten hijos biológicos y adoptados”

• “Adoptados mayores de edad: aspectos jurídicos y psicológicos en el acceso a la información sobre los orígenes”

• “Los problemas emocionales del niño/a adoptado en la escuela”

Y con respecto a la cuarta cuestión, me gustaría detenerme con más detalle porque creo que es la esencia principal de nuestra existencia, ¿Qué buscamos y esperamos de AFIDA?

Buscamos y esperamos crecer, evolucionar, madurar, y sobre todo aprender para desarrollarnos como personas, como familias y como sociedad. Y ahora me gustaría poderles trasmitir cual ha sido y es nuestra experiencia.

En estos 4 años de andadura hemos aprendido muchas cosas importantes. Hemos aprendido y seguimos aprendiendo a entender, a elaborar y congratularnos con nuestra historia de vida. Esto, consideramos es lo principal para poder disfrutar de un desarrollo saludable y sano para cualquier persona.

En la adopción, la historia a construir parte de hechos diferenciales con respecto a la filiación biológica. Comprender que esto es así, nos ayuda a vivir en paz con nosotr@s mism@s y con nuestr@s hij@s. En toda familia los antepasados nos ayudan a ubicarnos en la pregunta ¿de dónde venimos? En este sentido hemos aprendido que negar la realidad nunca ayuda, que ocultar lo evidente, aunque pueda dolernos no ayuda y no es sano. Reconocer que ese hij@ procede de otras personas es muy necesario para reconciliarse con el pasado, con el presente y con el futuro. Aceptar el origen, poder hablarlo y elaborarlo, sin el temor a pensar que ese niñ@  nos pertenece del todo, es normalizar una historia y nos acerca a lo que consideramos sano para ell@s y sano para nosotros, sano en definitiva, para entender esa parte de la historia real. Recuerdo a Marga y a MªAngeles hablándonos de “l@s otr@s” desde la mayor naturalidad, no como fantasmas presentes en nuestras vidas, sino como personas reales a integrar. Y recuerdo que en este apartado, nos hicieron mucho hincapié, en la necesidad de entender que lo que no se ve, está también presente, porque existe en alguna dimensión. Aceptar esto, no implica la necesidad de verlo, pero si de pensarlo, sin llegar a borrar ni a ocultar lo que está, lo que es y lo que sentimos.

Ya he dicho anteriormente que AFIDA, juega también un papel como agente social y de cambio. Porque la socialización de nuestros hij@s no solo se realiza en un nivel familiar, otros entornos sociales son importantes en este proceso, así la escuela y los iguales (amig@s) deben de estar preparados para entender este hecho. El hecho de “salir del armario” implica pues preparar bien a estos entornos de relación. Los hij@s al igual que las familias estamos constantemente expuestos a la controversia que supone la diferencia biológica, pues día a día, debemos  de dar explicaciones a ciertas demandas que se nos plantean. Sobre todo, esto se hace evidente cuando la diferencia racial se suma a la adopción. En muchas ocasiones, debemos estar preparados para dar respuesta a preguntas tales como: ¿esos son tus padres? ¿de dónde eres tu?, ¿dónde te han adoptado?. La adopción supone una elaboración en varios niveles y que nos implica a todos, ya que en ocasiones supone una confrontación en la construcción de la propia identidad de nuestros hij@s. Pero también hemos aprendido que estas cuestiones pueden normalizarse, siempre y cuando, previamente y personalmente, se esté preparad@ y en condiciones de hacerlo. Estar preparad@, supone el poder afrontar y explicar a los demás que la adopción siempre conlleva la curación de una herida. Estoy hablando de la herida del abandono. Una herida que solo los padres y madres de niños que adoptamos sabemos que resulta ser más profunda de lo previsto. Una herida dolorosa, que nos implica a los hij@s y a los padres y madres. Y tanto ell@s como nosotros, hacemos un gran esfuerzo por cicatrizarlas y suavizarlas. Pero esto es una curación a largo plazo. Las familias que compartirmos el trabajo en AFIDA hemos llegado a comprender que para ell@s es muy duro pensar que alguien que les llevo en sus entrañas, luego les dejo. No es fácil de asimilar, pero sabemos que desde el trabajo y el esfuerzo en comprenderl@s es posible llegar a elaborar, a comprender y a integrar esto en sus vidas, en las nuestras y en la de tod@s los que les rodean.

Hemos aprendido también a responder a una segunda pregunta existencial ¿Quiénes somos? entender esto implica tener presente, que nuestros hij@s tienen el derecho, el deber y la tarea de construir su propia identidad personal. Esta construcción podrán llegar a realizarla si cuentan con unas madres y padres fortalecidos y si tenemos claro la anterior cuestión del origen, sin miedos  y sin prejuicios, vamos a poder ayudarles en su propia construcción personal. Si nosotr@s nos sentimos personas fuertes y equilibradas psíquicamente, sin temor a la pérdida y con esperanza de llegar a ayudar a la conquista del propio equilibrio psíquico en nuestro hij@, sin duda, podremos ayudarles a ser personas sanas.

Y contestemos por último, en este apartado la tercera pregunta existencial de la vida ¿a dónde vamos? Lo que hemos aprendido es que la adopción es una experiencia vital, fantástica y maravillosa. Es en si misma, una forma de filiación diferente a la biológica en su origen, pero no en su proceso. Porque la filiación siempre implica un proceso de desarrollo humano, donde las partes implicadas (padres, madres e hijos) evolucionan, crecen, maduran en constante interacción. Y en este proceso de desarrollo tanto las biológicas como las adoptivas aprendemos a vivir con sus alegrías y penalidades. Los cambios humanos siempre están sujetos a conflictos. Y este es el sino del devenir humano, porque a partir de estos conflictos aprendemos a resolver, a madurar, a crecer, a vivir.

Frente a todo ello, las familias adoptivas también contamos con el protector más poderosos de la relación humana, el AMOR. Este es el vínculo más hermoso que nos convierte en personas, que nos acerca a la realidad de la vida y nos sumerge en la aventura más creadora de la maternidad y paternidad. Si algo tenemos claro las familias adoptivas y que hemos ido corroborando en estos 4 años, es que nuestros hij@s nos pertenecen y nosotros les pertenecemos también. La vida nos va uniendo, pero no por una condición natural, sino por el maravilloso vínculo que nos enlaza. Un vínculo que va más allá de los condicionamientos legales, un vínculo que va tejiendo su malla desde lazos profundos, verdaderos y sinceros. Lograr este fin en la vida para nosotros es el reto más grande que nos proponemos.

Y por último, abordare la cuestión final ¿Para qué necesitamos a AFIDA?

Las familias que integramos AFIDA, nos sentimos cada día más seguras, porque tenemos un espacio para hablar, para sincerar nuestras dudas que en ocasiones no son pocas. Miedos de los cuales no nos avergonzamos y de los cuales no estamos exentas y de los cuales tampoco nos sentimos ignorantes, pero tenemos claro que no queremos taparlos ni ocultarlos. Las familias que integramos AFIDA, nos sentimos protegidas en este viaje vital, porque nos hemos sabido rodear de profesionales preparadas, sensibilizadas e interesadas en este acompañamiento, para afrontar con nosotras el gran viaje. Pero sobre todo, porque somos conscientes de lo que nos preocupa y estimula a seguir hacia adelante en la dirección correcta. Las familias que integramos AFIDA deseamos tener hij@s felices, sanos y equilibrados y por ello, somos conscientes de nuestras propias necesidades y limitaciones y pensamos que solo desde la propia fortaleza que nos confiere nuestra propia condición humana, podremos ofrecer a nuestros hij@s un futuro prometedor, rico y exitoso, siempre desde nuestro apoyo, desde nuestro propio trabajo y crecimiento personal, desde nuestro amor profundo, desde nuestro acompañamiento, y desde luego desde nuestra condición de padres y madres, la condición más incondicional y desinteresada de la relación humana.

En conclusión, les diré que somos pocas familias, pero todas implicadas de forma plena en la adopción, procurando dotarnos de más recursos y habilidades personales. Y siempre intentamos defender la adopción exigiendo un tratamiento digno.

Para acabar me gustaría aportar dos frases de dos grandes autores:

“LA ADOPCIÓN, AUNQUE SEA EXITOSA, SIEMPRE IMPLICA ALGO DISTINTO DE LO HABITUAL, TANTO PARA LOS PADRES COMO PARA EL NIÑO”. (WINNICOTT)

“PARA DESARROLLARSE NORMALMENTE TODO NIÑ@ NECESITA QUE ALGUIEN ESTE LOCO POR EL/ELLA” (BRONFENBRENNER, 1979).

Espero haber aportado algunos datos importantes desde nuestra propia vivencia, en cualquier caso, espero haberles trasmitido nuestro testimonio con respecto al pensar y sentir de esta organización. Todavía nos queda mucho camino por recorrer, pero las familias que integramos AFIDA ante todo somos personas positivas, que estamos contentas y satisfechas por el tramo recorrido y muy esperanzadas con respecto al que nos queda por recorrer.

Muchas gracias por su atención

Inmaculada Navarro Morales

Dra. en Psicología

Presidenta de AFIDA

(Asociación Familiar para la Información y Defensa de la Adopción)